Saltar al contenido

Tipos de quesos para cocinar

Tipos de quesos para cocinar

Sin lugar a dudas, los quesos cuentan con una gran variedad en la cocina, puesto que son utilizados para sus diferentes elaboraciones, bien sean para servir como acompañamiento o para integrarlos dentro de tus recetas. El queso es un ingrediente clave en gastronomías como la italiana, la francesa o la española. Y esto es gracias a que otorga una increíble textura y delicioso sabor. En este artículo hablaremos de los los diferentes tipos de quesos para cocinar.

Gracias a la gran variedad de estos alimentos, puedes destacarte con facilidad en la cocina y sorprender con gracia a tus comensales con numerosos platos. Es por ello que en el día de hoy, detallaremos una cantidad de recetas con distintos tipos de quesos para cocinar.

Para que sepas qué tipo de queso necesitarás en tu receta, te invitamos a leer detalladamente cada uno de estos platos, ya que a través de estos platos conocerás el tipo de queso para cada uno.

Recetas con diferentes tipos de quesos para cocinar

Quesos para ensaladas

Si quieres destacarte con una ensalada, entonces la mejor opción dentro de la categoría de los tipos de quesos para cocinar, son los quesos frescos con texturas blandas, como por ejemplo, el queso mozzarella o queso feta, además de tener un suave sabor, son de baja consistencia.

Pero, si no cuentas con esos tipos de quesos, otra de las opciones recomendables son los quesos en un punto intermedio de curación. Uno de estos ejemplos es el queso azul y el edam, el cual es un queso suave, que sirve perfectamente como combinación de los frutos secos.

Quesos para pasta

No hay nadie capaz de resistirse a la pasta, y qué mejor manera de combinarla con un buen tipo de queso para cocinar. Las mejores combinaciones para esta receta son los quesos con un contenido graso elevado, aquellos con consistencia semidura o dura. Habitualmente, a las pastas se les suele rallar el queso y se les añade en último momento, para que se gratine con el mismo vapor de la pasta recién salida del fuego.

Entre los tipos de quesos para cocinar pasta tenemos, quesos de cabra curados, quesos manchemos curados y por supuesto, el parmesano. Para que este alimento conserve su característico sabor, se recomienda rallarlo justo al momento de usarlo en el plato.

Tipos-de-quesos-para-cocinar.jpg2

Ideales para gratinar

Los quesos protagonistas para gratinar son los mozzarellas semicurados, aquellos que típicamente suelen estar presentes en la pizza o en la pasta. Otra de las opciones recomendables son los parmesanos rallados. Sin embargo, para gratinar hay otras opciones como por ejemplo, el queso brie y camembert, son opciones que combinan a la perfección sobre la carne, coliflor o brócoli cocinado o patatas.

Soufflé de queso

Cuando a una receta recién sacada del fuego se le añade un poco de queso, este inmediatamente se derrite y aporta un sabor y olor exquisito, esto es gracias a su elaboración a base de leche y grasa. Al momento de usar un queso para cocinar soufflé de queso, el mismo se debe añadir en el final de la cocción, a fuego suave, hasta esperar que se derrita por completo.

Quesos para rellenos

Para preparar recetas con quesos rellenos, la mejor opción son los quesos semicurados como por ejemplo, el manchego, el gouda, el emmental o el edam. Todos estos ejemplos son aptos para llevar a la fritura, puesto que son resistentes y se deshacen poco a poco. Para elaborar una fondue de queso, se suelen utilizar quesos grasos, como el gruyere o el emmental.

Quesos para repostería

Para darle un toque perfecto a la repostería, los mejores tipos de quesos para cocinar son los mascarpone. No obstante, también existen otros tipos de quesos bastantes buenos para untar, tienen un suave sabor, cuentan con un elevado contenido en grasa, perfectos para mantener una textura cremosa y versátil. Uno de los preferidos por los españoles para las reposterías vendría siendo el feta y el queso fresco de Burgos.

Como degustación o postre

Los amantes al queso suelen tener como postre una ración de queso para lograr un contraste entre el sabor y aroma del queso y el del resto de ingredientes del platillo, la opción más ligera y perfecta para este ejemplo es el queso cabrales o queso roquefort.

Tipos-de-quesos-para-cocinar.jpg3

Origen del queso

Todo parece indicar que el origen del queso surgió en el Neolítico, cuando el ser humano empezó a domesticar a los animales, específicamente a las primeras ovejas, aproximadamente entre el año 8.000 a.C y el 3.000 a.C.

La leyenda mitológica del queso proviene de un mercader árabe, al parecer, mientras este hombre recorría el extenso desierto, decidió guardarse un poco de leche en un recipiente fabricado con el estómago de un cordero. Cuando se decidió a tomar un poco de leche, sorprendido descubrió que esta había fermentado, posiblemente por las altas temperaturas del desierto árabe.

Otra historia antigua proviene de la mitología griega, quien afirma que fueron los mismos Dioses del Olimpo quienes se apiadaron de los humanos y les enseñaron la gracia de la elaboración de los quesos, esto fue, como un regalo divino.

Por supuesto, con el pasar de los años se han venido creando una cantidad inimaginables de diferentes tipos de quesos para cocinar, y esto ha sido gracias a las variaciones en su preparación.

Beneficios

Los quesos son un alimento de fácil digestión, además, posee entre un 10% y 30% de proteínas. También cuentan con vitaminas del grupo A, D, E, B1, B2, B5 y B6. Este alimento es capaz de transformar nuestras comidas en energía. Gracias a sus aportes nutricionales, aporta propiedades para el óptimo desarrollo y salud de los huesos.

Grasas de los quesos

A causa de la amplia variedad de tipos de quesos para cocinar, existen diferentes cantidades de materia grasa ubicada en los quesos. Como por ejemplo:

Extra-grasos o cremas: Cuentan con un 60% de materia grasa

Grasos: Suelen poseer un promedio de entre 40% y 40% de materia grasa

Semigrasos: Está compuesto por 20% y 30% de materia grasa

Desnatados: Lo máximo de grasa que pueden tener es el 10% de materia grasa