Saltar al contenido

Marmitako de bonito al estilo vasco

Marmitako de bonito al estilo vasco

El marmitako de bonito es un exquisito guiso muy típico en Euskadi que tiene como principales ingredientes el bonito y la patata. Es un plato que se consume en verano. Y si te preguntas, ¿Por qué se consume más en verano?, sencillamente es porque en dicha época es cuando más se pesca el bonito. En este artículo te vamos a compartir contigo esta deliciosa receta de marmitako de bonito.

A pesar que hoy en día el marmitako de bonito tiene muchas variaciones, hoy te enseñaremos a prepararlo de la manera más sencilla y tradicional ¡Ya verás como es muy fácil y sencilla de realizar!

¿Qué cacerola utilizar para hacer el marmitako?

Cualquiera de las cacerolas que recomendamos en nuestra web te dará un resultado excelente a la hora de realizar tu marmitako de bonito. Ten en cuenta este guiso necesita una cocción a fuego lento y que esa cocción debe ser uniforme en toda la cacerola.

También puedes optar por realizar el marmitako en una cocotte o en una cacerola de cerámica Emile Henry que dan un resultado excelente para este tipo de platos.

A continuación te mostramos 3 modelos que son magníficos y que nos encantan!

Ingredientes para hacer el marmitako:

  • 500 gr. de bonito
  • 500 gr. patatas
  • 1 zanahoria mediana
  • 2 pimientos verdes medianos
  • 2 pimientos choriceros (pimientos rojos)
  • 1,5 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate maduro
  • 100 ml. de vino blanco
  • 1 punta de cuchillo de pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Sal

Modo de preparación del marmitako:

1Lo primero que haremos será rehidratar los pimientos choriceros, para ello necesitaremos colocarlos en un bol y añadirles agua hasta que los cubramos.

2Mientras tanto, picaremos finamente la cebolla, el pimiento verde y la zanahoria, seguido a ello pelaremos y le sacaremos las semillas al tomate.

3Ahora, calienta tu cacerola preferida a fuego medio bajo y le añadiremos un chorro de aceite, sofreiremos la cebolla, el pimiento verde y la zanahoria dejamos que todo se sofría removiendo por unos 20 minutitos, para darle más sabor puedes añadirle una pizca de sal. Añadimos el ajo picado en cuadritos pequeños para que se sofría por 5 minutos más. Al pasar el tiempo, añadimos el tomate y los dejaremos en la cacerola sofriéndose por 5 minutos extras.

4El próximo paso será romper los pimientos choriceros o pimientos rojos y picarlos en 2 partes verticalmente. Le quitaremos el tronco y las semillas, le despegaremos la piel y la desechamos. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos, como si fuese un bocado para pinchar con tenedor.

5Ahora, añadiremos la carne del pimiento y la punta de pimentón dulce y removemos hasta que se deshaga, cuando esto pase será momento de añadir las patatas y dejaremos allí por unos 10 minutos, podemos remover cuando notemos que puedan pegarse, pero recuerda hacerlo con cuidado para que las patatas no se deshagan. Cuando pasen los minutos, podremos añadir el vino y dejar que se cocine por 1 minuto más.

6Cubriremos con agua, y le añadiremos sal al gusto, recuerda que el fuego debe estar medio bajo, y dejarlo allí por al menos 1 hora, recuerda estar checándolo de vez en cuando.

7La textura de este caldo es espesa, pero no demasiado, si se pasó de espesa entonces añade un poco más de agua y remueve, en cambio, si está demasiado líquida, puedes aplastar un par de trozos de patata y disolverlos.

8Mientras se cocinan las patatas, podemos ir cortando el bonito en trocitos de 2 centímetros. Cuando pase la hora pautada, añadimos los trocitos de bonito al guiso, removemos y tapamos inmediatamente para que se cocine el bonito con el calor como mínimo 10 minutos. Pruébalo y rectifica si está bien de sal, este plato se sirve caliente o templado. ¡Buen provecho!

Marmitako de Bonito

¿Con qué se acompaña el marmitako de bonito?

Esta receta de marmitako de bonito es perfecta, ya que se puede servir tanto caliente como fría, si no lo has probado frío de un día para el otro, te invitamos a hacerlo, será perfecto tanto como para el verano como para el invierno. Para acompañar tu guiso puedes hacerlo con trozos de pan y una buena copa de vino.