Saltar al contenido

Provoleta a la plancha. Una receta argentina clásica

Provoleta a la plancha. Receta argentina

Uno de los clásicos argentinos más famosos es la provoleta a la plancha, y es que este plato es perfecto para cualquier tipo de ocasión, bien sea para acompañar una barbacoa o incluso, para aquellos días en los que no te apetezca hacer ningún tipo de comida, ya que es super fácil de realizar.

En esta receta, el queso ideal para preparar la provoleta a la plancha, es un queso que se funde con bastante facilidad y es de contextura cremosa, así es, estamos hablando del provolone. Este queso proviene de Italia y con él también se puede hacer fondue si así lo deseas, puesto que es una garantía de sabor delicioso e intenso.

Este queso provolone se suele conseguir en forma de discos de 2 cm de ancho, y son los que se colocarán directamente a la barbacoa o en una parrilla o sartén. No obstante, para un mayor sabor, se tendrá que preparar con anticipación antes de llevar al fuego. Otra opción bastante viable y deliciosa es llevar el queso provolone al horno, además de ser una preparación sencilla, también quedará una salsita exquisita.

Provoleta a la plancha o sartén

La preparación de esta receta de provoleta a la plancha, es bastante sencilla y su resultado es sencillamente exquisito. Aunque se puede preparar de diferentes maneras, lo cierto es que el resultado es espectacular de cualquier manera.

Para elaborar la provoleta necesitarás de una buena plancha, puedes optar por una parrilla grill Le Creuset, que ofrecen una calidad excepcional o una plancha para asar Bra, que también son muy buenas y mas económicas.

Receta Provoleta a la parrilla

Ingredientes para la provoleta:

  • 1 rodaja queso provolone
  • 1 tomate
  • Orégano seco
  • Pimienta recién molida
  • Hojas de albahaca fresca
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación:

  1. El primer paso para preparar esta provoleta a la plancha, será hacer el acompañamiento. Lava bien el tomate y córtalo en rodajas, colócalo alrededor del plato. Añádele un poco de sal al gusto por encima, y entre cada rodaja de tomate, añade hojas de albahaca fresca. Si prefieres más sabor, añádeles orégano y pimienta negra recién molida a tus tomates.
  2. Espera a que la sartén esté suficientemente caliente para untar un poco de aceite, seguidamente, añade el queso provolone.
  3. Al poco tiempo, cuando notes la famosa costra del queso, dale la vuelta, y espera a que se cocine por el otro lado. Veremos cómo empieza a ponerse más blando, pero ojo, no se puede llegar a fundir.
  4. Una vez lista tu provoleta a la plancha, será momento de retirarla de la plancha con ayuda de una espátula y procede a situarlo en el medio de los tomates. Sirve caliente a tus comensales.

Provoleta a la parrilla

Hay muchas maneras de preparar esta exquisita receta y una de las mejores opciones es al estilo argentino, a la parrilla, con un adictivo sabor a ahumado que le dará un toque aún más especial y además, su capa dorada y crocante se verá mucho más espectacular.

Para hacerla de esta manera, se recomienda dejar las provoletas por un par de horas a temperatura ambiente cerca de la parrilla, de esta manera, formará una capa protectora que más tarde se dorará, y mantendrá su forma original.

Pero, se debe tener en cuenta que cuando esta provoleta se lleva a la parrilla, se tiene que cubrir con una capa fina de aceite de oliva y orégano, aunque, también se puede hacer con ají molido o salsa chimichurri.

Receta provolene a la plancha: provoleta

Historia del queso provolone

Como se mencionó anteriormente, el queso provolone es nativo del sur de Italia, y por supuesto, tiene una extensa historia. El mismo es representativo de la unificación del país, puesto que después de 1861 muchos productores del sur se fueron estableciendo al norte de Italia. Los puntos principales eran las provincias de Piacenza, Cremona y Brescia.

El inventor de este queso provolone fue Gennaro Auricchio, un hombre oriundo de San Giuseppe Vesuviano. Fue en 1877 cuando inauguró la primera compañía de productos lácteos, inventando así el cuajo especial que este tipo de queso ofrece gracias a sus preciadas particularidades.

La primera vez que apareció el término “provolone” fue en el vocabulario de Agricultura de Canevazzi, en el año 1871. Ciertos historiadores asociaron el término con la palabra “provola”, la cual es una muestra que se usa para controlar el grado de hilatura del producto durante la elaboración del queso.

No obstante, otros afirman que este término deriva de la palabra provatura, el cual hace referencia a su forma esférica, ya que la forma original del queso provolone era redondeada. Fue gracias a los diferentes moldes a principios del siglo XX que se le empezó a dar otras formas.

¿Qué significa la palabra provolone?

Provolone significa una gran provola, a pesar que el origen de este término aún no ha quedado del todo claro, lo cierto es que se trata de un queso muy original, el cual es distinguido gracias a su sabor y la capacidad de madurar por largos periodos sin secarse al extremo.

Valores nutricionales de la provoleta

Esta receta además de deliciosa y versátil en cualquier manera de preparación, es bastante nutricional gracias al queso provolone, el cual proporciona nutrientes esenciales. Contiene grasas saturadas y sodio. La maduración de este queso no afecta su contenido nutricional.

Una onza (28 g) de queso provolone contiene 98 calorías; cada porción contiene un total de 7,5 g de grasa, incluyendo 4,8 g de grasa saturada y 2,7 ​​g de grasa insaturada; también contiene 19.3 mg de colesterol. La misma porción contiene 7,2 g de proteína, 0,6 g de carbohidratos y 0,2 g de azúcares simples.

Además, este alimento cuenta con 45% de nivel de humedad, también contiene 7% de vitamina B12, 5% de vitamina A y 5% de riboflavina. El contenido de minerales en una porción de queso provolone incluye 21% de calcio, 14% de fósforo y 10% de sodio.

Todos estos valores nutricionales, como lo es el calcio, fósforo, vitaminas y riboflavina son ideales para la salud de los huesos y dientes. Asimismo, favorece la sanidad ocular, la división celular, así como también fortalece el sistema inmunológico, respiratorio, digestivo y renal. Sin dudas, un alimento bastante completo para la salud de los amantes del mismo.